Tintas para serigrafía

Las tintas para serigrafía son con total seguridad uno de los elementos más importantes que influyen en la calidad de las serigrafías. Es por esto que en Croma Ibérica, valiéndonos de nuestra dilatada experiencia en el sector, hemos hecho una selección de diferentes tipos de tintas (tintas base agua, plastisoles, tintas base solvente, etc) que cubra todas las necesidades que pudieras tener buscando siempre la mejor relación calidad-precio.

Te ayudamos a escoger la tinta de serigrafía que necesitas

No es lo mismo comprar una tinta para serigrafiar superficies flexibles como el textil que una tinta para serigrafía de superfícies duras como el metal o el vidrio. No es lo mismo comprar una tinta resistente a químicos o una tinta soluble. Tampoco es lo mismo una tinta transparente que una tinta opaca, etc. Raramente una sola tinta sirve para todos los tipos de serigrafías. En Croma Ibérica somos consciente de ello, por esto hemos recopilado un conjunto de tintas de calidad que cubran en lo posible todas tus necesidades, para facilitar así la tarea de encontrar la tinta adecuada. También quiero recordarte que ponemos a tu disposición toda nuestra experiencia acumulada durante más de 20 años en el sector para ayudarte a encontrar la tinta que más se adecue a tus necesidades. ¡Si tienes dudas pregúntanos!



AplicaciónTintas base aguaTintas base solventeTintas Plastisol
TextilOKNo recomendadoOK
Plásticos OKOKNo recomendado
Papel y cartonesOKOKNo recomendado
MaderaOKOKNo recomendado
MetalNo recomendadoOKNo recomendado
VidrioNo recomendadoOKNo recomendado

Te damos algunos consejos sobre las tintas para serigrafía

¡Cuidado con el cracking!

Este fenómeno se da sobre todo en serigrafías textiles. Se trata de la aparición de grietas en la pintura resultando en un aspecto viejo de la prenda. Esto suele darse si se aplica tintas opacas sobre sobre una capa de baja pigmentación y en el uso de plastisoles. Para evitarlo se recomienda pasar la prenda unos segundos por una secadora Flash para realizar el “curado”, de esta forma la tinta se consolida en el tejido y pierde la tendencia a agrietarse.

Ten en cuenta siempre la superfície a serigrafiar para la resistencia a químicos

Por lo general, las tintas para serigrafía son resistentes a una gran variedad de químicos. Sin embargo si la superficie es sensible a un determinado químico, la tinta no podrá proteger totalmente el sustrato del ataque de los químicos.

Si quieres serigrafiar juguetes o objetos en contacto de alimentos

En este caso debes asegurarte de que las tintas para serigrafía estén libres de metales pesados tóxicos y cumplir con los límites establecidos (DIN EN 71). De todas formas, en Croma Ibérica siempre te ofreceremos tintas de fabricantes que cumplen con todos los estándares medioambientales y de toxicidad. Por ejemplo las tintas del fabricante alemán Pröll ya no han sido fabricados con pigmentos basados en metales pesados y los plastisoles de Antex son libres de Ftalatos.

Si buscas serigrafías duraderas y resistentes a la climatología

Que la tinta sea resistente a la climatología es una característica básica para trabajos de serigrafía duraderas y de calidad. Te dejo unos consejos para realizar serigrafías duraderas y resistentes a la climatología:

- Recomendamos comprar tintas para serigrafía de gran calidad como las tintas del fabricante Pröll.
- Debe tratarse de tintas no demasiado opacas. En este caso no se recomienda por ejemplo el uso de las tintas “white opaque” y “Black highly opaque” de Pröll.
- Es normal que a causa de la humedad y los rayos UV del sol causen un “entizamiento” blanquecino o acumulación de pigmento en la tinta de los objetos serigrafiados, especialmente serigrafías hechas con mezclas de tintas azules y blancas. En este caso se recomienda disminuir el uso de tinta blanca en la mezcla.
- Intenta realizar capas de tinta gruesas sobre el objeto a serigrafiar. Para ello recomendamos que la malla utilizada en la serigrafía sea gruesa. Por ejemplo con una malla de 60 - 80 hilos / cm es recomendable para hacer capas de más de 15 micras de grosor adecuadas para ser resistentes a la climatología.