Pulpos de serigrafía

El pulpo de serigrafía es el soporte donde instalamos las pantallas con la que realizaremos los trabajos serigráficos, ya sean de un color o de varios colores. Podríamos decir que es un elemento básico en un taller de serigrafía.

Tipos de pulpos de serigrafía

Existen multitud de configuraciones del pulpo según el número de brazos y estaciones (soporte donde se coloca el objeto a serigrafiar) que se precisan. Normalmente para serigrafías monocromáticas se usan soluciones de un brazo y una estación, sin embargo para serigrafías de varios colores más complejas y de más valor añadido se usan pulpos con varios brazos, para instalar en ellos las diferentes pantallas correspondientes a los diferentes colores, y una o más estaciones de trabajo. Con ello se optimiza el rendimiento de la producción y se mejora la ergonomía o comodidad en la realización de la tarea. Las configuraciones más comunes son los pulpos de serigrafía de 2 brazos y una estación, pulpos de 4 brazos y 2 estaciones y pulpos de 6 brazos y dos estaciones, pero estas configuraciones pueden cambiar según las necesidades.

Los pulpos para estampar también pueden ser manuales, conocidos como pulpos de serigrafía manuales, donde es el realizador del trabajo serigráfico quien mueve los brazos y aplica la tinta a través de la pantalla de serigrafía con la rasqueta, o el movimiento lo hace automáticamente en los pulpos automáticos para serigrafía.

Pulpos de serigrafía fabricados a medida

Durante nuestra larga experiencia en el sector (más de 20 años) hemos acumulado los conocimientos suficientes para entender las necesidades de nuestros clientes y fabricar en consecuencia el pulo serigráfico más adecuado para su taller de serigrafía. Nuestra premisa es fabricar pulpos de altísima calidad con el objetivo de proporcionar al cliente una máquina serigráfica a medida que fortalezca su negocio y optimice al máximo su actividad. Por ejemplo, podemos fabricar pulpos con un túnel de secado incorporado para optimizar el proceso y facilitar la realización de serigrafías de largas tiradas, a la vez que se trata de una solución compacta que permite su instalación en cualquier local. Además, siempre cuidamos los detalles. Por ejemplo, nunca fabricaremos un pulpo sin ser compatible con el microregistro para que se obtengan serigrafías de varios colores siempre perfectas.



Imágen de un pulpo de serigrafía